¿Te seduce la idea del hombre que corre y al que no lo para nada ni nadie?

¿Te gusta correr, ir de cuclillas, trepar, saltar, dar volteretas, agarrar, alcanzar, colgarte y mantenerte en equilibrio? Entonces te gustará el Parkour, el arte del desplazamiento que no requiere ninguna estructura específica ni cualquier otro accesorio para su práctica. En el Parkour el cuerpo humano se adapta sin cesar a los cambios de su entorno con un único objetivo: no pararse. Un sinfín de sensaciones, la adrenalina, el vértigo… El poder, la fluidez y el control. Todo esto es el Parkour, y mucho más:

El término Parkour proviene de «parcours» que significa «recorrido». «Les parcours du combattant» eran recorridos de obstáculos para entrenamiento de militares. También conocido como «l’art du déplacement»  o «arte del desplazamiento» -acepción recogida por el grupo Yamakasi-, el Parkour es una disciplina o filosofía que consiste en desplazarse de un punto a otro lo más fluidamente posible, sin ayuda de ningún tipo. Te estarás imaginando todos los obstáculos que tienen que superar, no te equivocas: cercas, setos, alambrados, vehículos, vallas, muros, paredes, e incluso el vacío -en ambientes urbanos-; y árboles, formaciones rocosas, ríos, etc. -en ambientes rurales-. A los practicantes del Parkour se les suelen llamar traceurs «trazadores»  o «los que hacen el camino»  (traceuses en el caso de las mujeres).

El Parkour es más que un deporte, es un estilo de vida, una filosofía. Es la búsqueda de uno mismo, del conocimiento y del autocontrol. De difícil aprendizaje, pone constantemente a prueba nuestros límites, fortaleciéndonos a medida que vamos superando los obstáculos, tanto físicos como morales.

El término Yamakasi proviene del Lingala, una lengua bantú, y quiere decir algo así como «cuerpo fuerte, espíritu fuerte, persona fuerte». Su filosofía es la estética y la libertad completa del desplazamiento; en comparación con el Parkour, que se centra en la eficacia del movimiento con estética, pero sobretodo con fluidez. Si quieres ver a un Yamakasi en acción, dale al play :

 

Los traceurs se inspiran de los soldados que lucharon en Vietnam. Para escapar del enemigo aislaban las acciones realmente útiles de las superfluas. Esta eficiencia implícita consigue evitar lesiones tanto a corto como a largo plazo. Es esta noción la que acompaña el lema del Parkour «être et durer» o «ser y durar».

Actualmente el Parkour se ha propagado a otros países, ramificándose en estilos diferentes. Los traceurs son muy solicitados para figurar en videos, publicidad e incluso en películas contemporáneas. Curiosa vuelta a los orígenes: tras el éxito de la película de James Bond, «Casino Royale», los marines británicos y americanos contrataron a los traceurs para diseñar nuevos programas de entrenamiento.

Os dejo con este apasionante video protagonizado por Daniel Ilabaca, que acabó su gira europea filmando en la ciudad que vio nacer al Parkour. ¡Hasta la semana que viene!


Esta entrada fue publicada en París y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comenta !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s